Transdisciplinariedad

Muchos de los estudios sociales que se desarrollan en la actualidad abandonan las taxonomías habituales de los saberes para ubicarse en nuevos espacios de producción de conocimiento que no son fáciles de definir ni de agrupar. A lo largo de este curso, y a través de tres perspectivas diferentes, se pretende mostrar que estos nuevos registros en la investigación social responden a lo que aquí se llama “deriva epistemológica”. Es decir, a la imposibilidad de otorgarle al mundo un ser propio e independiente de las actividades humanas, una unidad preexistente al ejercicio de conocer, o una unidad producida por una síntesis definitiva y universal. (Para descargar el programa de la asignatura por favor de click aquí).

Del sujeto al presente

La primera perspectiva que asumirá este curso es histórica, y fabula una progresión cronológica del desdibujamiento de los objetos de conocimiento, a través de la presentación de diferentes formas de fundamentación de la verdad de un discurso. Esta etapa tiene como finalidad mostrar no una verdad última, sino la condición a la que nos arroja la mencionada deriva.

Kant

La Crítica de la razón pura (en alemánKritik der reinen Vernunft) es la obra principal del filósofo prusiano Immanuel Kant. Tuvo su primera edición en 1781. El propio Kant llegó a corregirla en vida, publicando en 1787 una segunda edición.

Se trata de una indagación trascendental (acerca de las condiciones epistémicas del conocer humano) cuyo objetivo central es lograr una respuesta definitiva sobre si la metafísica puede ser considerada una ciencia. Entre otras cosas, Kant intenta superar la crítica alprincipio de causalidad (y por lo tanto al saber científico) que había hecho David Hume, que no tenía una respuesta satisfactoria hasta su época.

En esta obra, Kant intenta la conjunción de racionalismo y empirismo, haciendo una crítica de las dos corrientes filosóficas que se centraban en el objeto como fuente de conocimiento, y así, dando un «giro copernicano» al modo de concebir la filosofía, estudiando el sujeto como la fuente que construye el conocimiento. Para descargar el texto dar click en la imagen.

NietzscheEn el texto “Sobre verdad y mentira en sentido extramoral“,  se critica al cientifismo y, por consiguiente, al positivismo, ya que este último defiende la postura cientifista. La postura cientifista afirma que el universo es puramente matemático, preciso y regular, regido por las leyes de la física y de las matemáticas. Esta forma de juzgar la realidad entra dentro del método científico-técnico. Por otro lado, el positivismo defiende este método científico-técnico como la única forma certera de ver el mundo. Ante estas dos corrientes, Nietzsche hace una crítica de ellas en el texto. En principio, se divide en dos partes claramente diferenciadas. Para descargar el texto dar click en la imagen.

Marx

La introducción de 1857 es cíertamente uno de los textos marxianos que ha gozado de más amplia fortuna y de mayor resonancia en la cultura filosófica italiana de la segunda posguera, como lo testimonian, entre otras cosas, las numerosas traducciones realizadas en los últimos dos decenios.

A la fortuna de la Einleitung corresponde, después de la primera publicaeión dei manuscrito, a cargo de Kautsky en 1903, una tradición singularmente accidentada , que ha contribuido y c0ntribuye todavia de marrera relevante a alimentar discusiones no siempre útiles en torno a la ubicación del texto en el marco de la producción marxiana global y en la valoración de la contribución teórica en él contenido. Para descargar el texto dar click en la imagen.

Michel Foucault (Poitiers, 15 de octubre de 1926 – París, 25 de junio de 1984) fue un historiador de las ideas y filósofo francés. Fue profesor en varias universidades francesas y estadounidenses y catedrático de Historia de los sistemas de pensamiento en el Collège de France (1970-1984). Su trabajo ha influido en importantes personalidades de las ciencias sociales y las humanidades.

Foucault es conocido principalmente por sus estudios críticos de las instituciones sociales, en especial la psiquiatríamedicina, lasciencias humanas, el sistema de prisiones, así como por su trabajo sobre la historia de la sexualidad humana. Su trabajo sobre elpoder y las relaciones entre poder, conocimiento y discurso ha sido ampliamente debatido. En los años 1960, Foucault estuvo asociado al estructuralismo, un movimiento del que se distanció más adelante. Foucault también rechazó las etiquetas depostestructuralista y postmoderno, que le eran aplicadas habitualmente, prefiriendo clasificar su propio pensamiento como una crítica histórica de la modernidad con raíces en Kant.


Libro Arqueología del saber. En sus obras anteriores, Foucault no había definido lo que para él significa “arqueología”. Se dio cuenta de que era indispensable definirla por tratarse de una palabra peligrosa, que parece evocar las ruinas que el paso del tiempo va dejando y que permanecen fijas en su mutismo. Quiere hacer aparecer en su especificidad, el nivel de las “cosas dichas”: su condición de aparición, las formas de su cúmulo y de su encadenamiento, las reglas de su transformación, las discontinuidades que las escanden.

Para acceder al texto click en la imagen.

Estos textos constituyen una obra de referencia inexcusable para el conocimiento del pensamiento de Michel Foucault: serán ocasión para unos de descubrir recuperar tal artículo inencontrable, para otros de tomar las medidas exactas de una obra, paralelamente a la lectura de sus libros, y para todos de seguir desde sus principios el itinerario intelectual de uno de los espíritus más significativos de nuestro tiempo. Michel Foucault (1926-1984), profesor en el Collège de France, es también autor, entre otros libros, de Historia de la locuraVigilar y castigarHistoria de la sexualidadEnfermedad mental y personalidad,Tecnologías del yo. Para descargar el texto click en la imagen.

Romper mitos

La segunda parte del curso es crítica, y muestra los límites de algunas formas de comprender el mundo. En otras palabras, en esta etapa se pretende revisar algunos supuestos de las investigaciones sociales que ignoran la indeterminación a la que nos enfrentamos cuando se parte de un saber útil para la vida y no de una vida  útil para el saber. En concreto, aquí mostraremos que nociones como “cuerpo”, “continuidad histórica” y “fabricación”, deben ser revisadas porque nos someten a la inercia de unos saberes que se pretenden absolutos y definitivos por encima de cualquier condición concreta.

Judith Butler (n. 24 de febrero de 1956, Cleveland, Estados Unidos) es una filósofa post-estructuralista que actualmente ocupa la cátedra Maxine Elliot de Retórica, Literatura comparada y Estudios de la mujer, en la Universidad de California, Berkeley, tras haber sido profesora en las Universidades de Wesleyan y Johns Hopkins.

Esta teórica ha realizado importantes aportaciones en el campo del feminismo, la Teoría Queer, la filosofía política y la ética.

Autora de El Género en disputa. Feminismo y la subversión de la identidad (1990) y Cuerpos que importan. El límite discursivo del sexo(1993), ambos libros describen lo que hoy se conoce como Teoría Queer.

El sexo, ¿es una marca o dato indeleble de la biología? ¿O es una producción, un efecto forzado que fija los límites y la validez de los cuerpos? En Cuerpos que importan, Judith Butler, retoma ambos presupuestos y los somete a debate para comprender  cómo aquello que fue excluido de la esfera propiamente dicha del sexo tiene un retorno perturbador que incide radicalmente en el horizonte simbólico según el cual unos cuerpos importan más que otros.

Para descargar el texto dar click en la imagen.

Lo crudo y lo cocido

El objeto de este libro es mostrar de qué modo categorías empíricas, tales como las de crudo y cocido, fresco y podrido, mojado y quemado, etc., definibles con precisión por la pura observación etnográfica y adoptando en cada ocasión el punto de vista de una cultura particular, pueden sin embargo servir de herramientas conceptuales para desprender nociones abstractas y encadenarlas en proposiciones.La hipótesis inicial requiere, pues, situarse de una vez en el nivel más concreto, es decir en el seno, de una población o de un grupo de poblaciones lo bastante próximas por el hábitat, la historia y la cultura. No obstante, se trata de una precaución de método, sin duda insoslayable, pero incapaz de enmascarar o restringir nuestro proyecto. Mediante un número reducido de mitos provenientes de sociedades indígenas que nos servirán de laboratorio, vamos a realizar una experiencia cuyo alcance, en caso de tener éxito, será general, puesto que esperamos de ella que demuestre la existencia de una lógica de las cualidades sensibles, que repase sus vías y que manifieste sus leyes.

Cierto día, Bruno Latour se quedó asombrado ante la pregunta de un colega de si creía en la realidad. Su esfuerzo por encontrar una respuesta dio lugar a la redacción de La esperanza de Pandora. A partir de diversos estudios de caso —una expedición a la selva del Amazonas, la investigación de la energía atómica en Francia poco antes de la ocupación alemana, el descubrimiento hecho por Pasteur del fermento del ácido lácteo—, Latour persigue la pregunta de si los hechos obtenidos en los laboratorios son «construidos» o «reales». Su sospecha de que son construidos se corrobora y permite mostrar además una secreta relación con la política. Latour señala que Platón, en el Gorgias, ya intuyó una conexión entre política y ciencia natural: en las constantes alusiones a las leyes naturales presuntamente objetivas ¿acaso no se trata de mantener el pueblo a raya con ayuda de los científicos? En la disputa entre Caliclés, quien defiende la pura voluntad de poder, y Sócrates, quien aboga por la razón, se revela la secreta complicidad de los dos adversarios. Ambos quieren hacer callar al pueblo, el primero apelando a la superioridad natural del más fuerte, el segundo remitiéndose a las leyes naturales inamovibles. Latour muestra la actualidad del planteamiento de Platón y, sobre todo, que detrás de la cuestión de la realidad también se esconde la pregunta por la alianza entre ciencia y política.

Bruno Latour es catedrático de sociología en la École des Mines de París. En colaboración con Steve Woolgar escribió el estudio sociológico La vida en el laboratorio: la construcción de los hechos científicos. Es autor dePasteur: la lucha contra los microbios y Nunca hemos sido modernos. Además es compilador de numerosas obras sobre la historia y la sociología de la ciencia y la técnica. Gedisa ha publicado sus ensayos «La tecnología es la sociedad hecha para que dure» y «De la mediación técnica: filosofía, sociología, genealogía» en el volumen de M. Domènech y F. J. Tirado, Sociología simétrica. Para acceder al texto click en la imagen.

Pensar casos

La tercera y última parte es metodológica, desde esta perspectiva se presentan diferentes soluciones de investigación que se desprenden de los resultados de las dos perspectivas previas, aquí se piensa en una solución política a una problemática epistemológica. Es decir, aquí se muestran investigaciones que además de avanzar en cuestiones concretas sobre los saberes tradicionales, tienen una preocupación por su presente que aquí llamamos “política” (una preocupación que va más allá del mercado electoral que solemos llamar con ese nombre).


En la Hybris del punto cero, el autor defiende la tesis de que hacia finales del siglo XVIII, la violencia epistémica del imperio español en América asume una forma específica: la fybris del punto cero. Es el momento en que la irrupción mundial del capitalismo exigía que la multiplicidad de expresiones culturales del planeta fuera traducida como una serie de diferencias ordenadas en el tiempo. Las “muchas formas de conocer” quedan integradas en una jerarquía cronológica donde el conocimiento científico-ilustrado aparece en el lugar más alto de la escala cognitiva, mientras que todas las demás epistemes son vistas como su pasado. Los pensadores criollos ilustrados, vehículos de esta nueva política del significado, no dudaron en ubicar a los negros, indios y mestizos de la Nueva Granada en el lugar más bajo de la escala cognitiva. A estas poblaciones —y no a los criollos— debían dirigirse las biopolíticas disciplinarias del imperio.

Situación que lleva al autor a defender la tesis de que en la periferia colonial hispanoamericana, Aufklärung no era solo el lugar de la distancia epistémica de la ciencia frente a la doxa de todos los demás conocimientos, sino también el lugar de la distancia étnica de los criollos frente a las “castas”. A la pureza cognitiva a nivel de la ciencia correspondería entonces una pureza de sangre a nivel de la nación. La violencia epistémica —y no solo la violencia física— se encontraría así en el origen mismo de la nacionalidad colombiana. Para descargar el texto click en la imagen.

A lo largo del siglo XX la sociología se ha dedicado, fundamentalmente, a estudiar situaciones estables -observadas a través del tamiz de la cuadrícula desplegada sobre el cuerpo social-, y hace tiempo que desplazó de su centro de interés las lentas transformaciones de las estructuras de la personalidad y de la sociedad. En este admirable trabajo, por el contrario, son esos procesos de largo alcance el interés primordial del autor: ¿Cómo se ha desarrollado la civilización en Occidente? ¿En qué consistió? ¿Cuáles fueron sus causas, sus motores? ¿De dónde partieron sus impulsos? No se trata, tampoco, de un estudio sobre la evolución, en el sentido del siglo XIX, ni de una nueva investigación sobre el cambio social, al modo del siglo XX. Con el conjunto de su obra, de la que es pieza maestra El proceso de la civilización, Elias ha pergeñado las bases de una teoría sociológica -empírica y no dogmática- de los procesos sociales, en general, y del desarrollo social, en particular. Otras obras del mismo autor publicadas por Fondo de Cultura Económica son: La sociedad cortesana, (1982); La soledad de los moribundos, (1987), y Sobre el tiempo. Para descargar el texto click en la imagen.

Georges Vigarello Lo limpio y lo sucio. La higiene del cuerpo desde la edad media: Desde el concepto de limpieza entre la nobleza durante la edad media -tener limpias las manos y el rostro, llevar una indumentaria decente y no rascarse los piojos demasiado ostentosamente- hasta el cuarto de baño del apartamento burgués o las cabinas de duchas de los establecimientos populares, Georges Vigarello pasa revista a la historia de la higiene del cuerpo desde la edad media. Sin embargo, una historia de la limpieza corporal es también una historia social, y así, del mismo modo que una “sociedad de corte” es diferente de una sociedad “burguesa”, la limpieza en el siglo XVII se preocupa esencialmente de la ropa y de la apariencia inmediata, mientras que posteriormente se tendrá más en cuenta la preservación de los organismos o la defensa de la población. Apoyándose en las hipótesis propuestas por el sociólogo alemán Norbert Elias, Lo limpio y lo sucio nos muestra el “proceso de civilización” que caracteriza a las sociedades occidentales entre el siglo XII y el XIX.

Para descargar el texto click en la imagen.

EL PERFUME O EL MIASMA. El olfato y lo imaginario social. Siglos XVIII y XIX. El pensamiento crítico francés de la últimas décadas se distingue por su disección de lo cotidiano. En esa misma tónica Alain Corbin compone ‘El perfume o el miasma’ considerando que nuestra historia de la percepción ignoraba hasta ahora al olfato como sentido capaz de modificar profundas conductas humanas. Para hacerlo, Corbin se sitúa en las revelaciones técnicas y antropocéntricas de la Revolución francesa, siguiendo la figura de Jean-Nöel Halle, virtual fundador de la higiene pública moderna.
Leyendo las ‘Memorias’ de Halle, Alain Corbin sigue a este “infatigable oteador de miasmas nauseabundas” en su aventura fundadora, hasta reconocer que “el discurso teórico que se consagra al olfato teje una red de fascinantes entredichos y misteriosos atractivos. La necesaria vigilancia impuesta por el miasma pútrido, el goce delicado de aromas florales, los perfumes de Narciso, vienen a compensar el rechazo de las voluptuosidades instintivas de los animales. Y habría sido precipitarse demasiado el relegar el olfato fuera del campo de la historia sensorial, infatuada por el prestigio de la vista y del oído”. Para descargar el texto click en la imagen.